¿Qué es un OVNI?
Un OVNI u Objeto Volador No Identificado es cualquier objeto o fenómeno óptico observado en el cielo que no puede ser identificado, incluso después de haber sido investigado por gente calificada.

Historia de los OVNIS
Reportes de apariciones en el cielo han sido registradas durante la Historia, algunas de las cuales han sido cometas, meteoritos brillantes o fenómenos atmosféricos como Parhelia; otros siguen siendo inexplicables.

El ejército de Alejandro Magno en el año 329 AC vio “dos escudos plateados” en el cielo. En 1235 el ejército de Oritsume en Japón vio miesteriosas luces en el cielo. El 14 de abril de 1561 el cielo sobre Nüremberg se llenó de una multitud de objetos, incluyendo cilindros y esferas, en algo que parecía una batalla aérea. Interpretados anteriormente como mensajes divinos, ángeles u otros símbolos religiosos, dichos fenómenos fueron catalogados como no-naturales y sujetos a investigación científica, en el tiempo inmediatamente posterior a la Segunda Guerra Mundial, cuando el término OVNI fue acuñado.

Hubo varios reportes de aeronaves no identificadas por las naciones escandinavas en los años 30. En los teatros de operaciones aéreos Europeos y Japoneses durante la Segunda Guerra Mundial, “Foo Fighters”, es decir, bolas de fuego que seguían a los aviones) fueron reportados tanto por los Aliados como por los pilotos del Eje. En 1946, hubieron numerosos reportes por parte de las naciones escandinavas, junto a reportes aislados de Francia y Portugal, ampliamente referidos como el “Granizo Ruso”, porque se pensaba en esa época que eran cohetes V1 o V2 capturados por los rusos a los alemanes. Posteriormente se demostró que no era este el caso, y el fenómeno sigue siendo inexplicable hasta nuestros días, aunque expertos creen que muchos de eran malas percepciones de fenómenos naturales.

La etapa posterior a la Segunda Guerra Mundial comenzó con un avistamiento de un ovni por parte de un hombre de negocios de Norteamérica, un tal Kenneth Arnold, el 24 de Junio de 1947, cerca de Mount Rainier, en Washington. Arnold estaba ayudando a buscar los restos de un avión de transporte de la marina estadounidense que se había accidentado.
Él reportó haber visto nueve objetos brillantes volando a través del monte Rainier hacia el monte Adams, a una “velocidad increíble”, la cual él calculó en 1200 millas por hora (1920 km/h) al cronometrar el tiempo entre los montes Rainier y Adams. Su avistamiento recibió un importante caudal de prensa y atención pública. Arnold dijo que “volaban como lo haría un platillo rebotando sobre el agua” y describió su forma como “plano como una olla de torta”, aunque las formas variaban de objeto en objeto.
El término platillo volador se vincula con un periodista, un tal Bill Bequette, quien entevistó a Arnold para el periódico East Oregonian.
El avistamiento de Arnold fue seguido en las semanas subsiguientes por otros miles de avistamientos, mayormente en USA, pero también en otros países.

El uso de OVNI en vez de platillo volador fue suegrido por primera vez por el capitán Edward J. Ruppelt, el primer director del Proyecto Libro Azul de la Fuerza Aérea de los EE.UU., quien pensó que el término platillo volador no reflejaba la diversidad de los avistamiento. El término OVNI fue rápidamente aceptado por la Fuerza Aérea. Ruppelt hizo un raconto de sus experiencias en sus memorias, “El Reporte sobre Objetos Voladores No Identificados” (1956), el cual fue también el primer libro en usar el término

OVNIS en la cultura popular
Comenzando en los años 50, sectas espirituales basadas en los OVNIs comenzaron a aparecer. La Sociedad Etérea es un ejemplo temprano, las más recientes son Raël y el Comando Ashtar.
Por los 70, el sentiemiento popular era que los alienígenas eran benévolos, más que nada porque se basaban en películas como Encuentros Cercanos del Tercer Tipo, ET y la canión de Klaatu “Llamando a los ocupantes”, luego hecha muy popular por Karen Carpenter.

Este sentimiento tuvo un giro durante los 80, primordialmente en USA, luego de que publicaciones como Comunión de Whitley Strieber, y Pasaporte a Magonia, de Jacques VAllee, aparecieron en las librerías.

Strieber, un escritor de historias de terror, sentía que los alienígenas estaban acosándolo y eran responsables del “tiempo perdido” en su consciencia, durante el cual se le hacían extraños experimentos por alienígenas “grises”. Este nuevo y oscuro modelo puede ser visto en la siguiente oleada de la literatura, en la que abundan las abducciones y en series televisivas como Los Expedientes X.

Otra clave para el desarrollo del folklore de los OVNIs fue la publicación del libro Carrozas de los Dioses, de Erich von Däniken. El libro trataba de que los alienígenas habían estado visitando la Tierra durante miles de años, lo que explicaba las imágenes parecidas a OVNIs que aparecen en la arqueología de las civilizaciones antiguas.

Esta teoría de “astronautas antiguos” inspiró numerosos imitadores, secuelas y adaptaciones ficticias, incluyendo un libro (La Biblia y los platillos voladores, de Barry Downing), en el cual interpreta un fenómeno milagroso que figura en la Biblia como registro de contacto con los alienígenas. Muchas de estas teorías establecen que los alienígenas han dirigido la evolución humana, una idea tomada por la novela y película 2001: Odisea del Espacio.

Otro suceso de la década del 70 fue la asociación de los OVNIs con lo supernatural. Temas como ocultismo, criptozoología y parapsicología eran comunes. Muchos participantes del movimiento New Age creyeron en el contacto con los alienígenas. Un personaje conocido que creía en estas teorías fue Shirley MacLaine.

Notando las variantes de las teorías enunciasad con respecto a la tradición Católica, un número considerable de escritores protestantes conservadores (Hal Lindsey por ejemplo) sugirieron que los OVNIs y sus ocupantes eran demoníacos de origen, intentando seducir a la humanidad a aceptar doctrinas no cristianas como por ejemplo la de la evolución.